Teal Moustache Realidad divagada

jueves, 19 de octubre de 2017

Yo, melancolía mortal






·Todos me miran, y solo tú me ves·



El pesimismo es adictivo,
lo hacemos casi un hábito,

la lluvia nos trae egoísmo,
delicado,
apropiado para este mundo vacío,

fabricado para esta sociedad rota,

y vuelve, nos lleva con él,
de repente todo es gris,
estamos opacos frente a la realidad,

la lluvia nos regala el pensar en nosotros,
sin querer resolver,
solo queriendo unir todo aquello que está a pedazos,
por creer que el más fuerte es quien debe tener la razón,
quedarse con los privilegios,
y dejarnos en la nada.

Y caemos lento.

Nosotros mismos somos el problema,
cómo nos enfrentamos a ese egoísmo,
a ese pesimismo que nos trae mil incendios,

nos hace pensar que el fuego somos nosotros,
que somos los que apretamos el gatillo,
que avivamos la llama pensando en negativo.

Caemos en picado,
llevando como paracaídas nuestro falso optimismo.

Nos aplaca la duda,
y con ella viene la falta de equilibrio.

Aunque todo esto se esfuma justo cuando algo que te ata a la realidad aparece,

nos devuelve a nuestro rumbo y todo se vuelve claro.

Las dudas desaparecen,
el pesimismo muere,
se apagan las malas manías,
el equilibrio se olvida de marcharse,
las malas decisiones se marchitan.

El pesimismo lejos, tocado y hundido.

Quizás solo necesitamos un ancla, que nos traiga de vuelta a la realidad.

Pero esto es un círculo, si pensamos en todas las decisiones malas,
en las consecuencias, y en todo lo que se nos devuelve con ello solo atraerán cosas similares.

Duele el alma.

En honor a la verdad, nunca hubiera dudado de un tú y yo.

La lluvia nos trae los fallos de los demás,
los deja en nuestro portal,
y espera a que demos una salida,

que encontremos solución a la falsedad,
a las fechas que se olvidan, a las cosas para recordar que se encierran en ese olvido.

La lluvia nos trae nuestros errores,
esos que nos retuercen,
esos que un día llegaron a arder.

Pero aquí estamos,
fuera de todo ello,
con las luces bien encendidas, cuando rozo tus labios,
dando valor a lo bueno que nos damos entre nosotros,

salvándonos de tanta melancolía enfundada en trazos de mentira que en realidad ya ni si quiera importan.

Salvándonos de nuestros propios errores enlatados de tanta verdad, de tanta distancia.

Salvándonos, soñando(nos) a diario.

Dándonos valor.

Por que tú si,
tú me salvas a diario,
a pesar de tus caídas al olvido,

tú si,

me sanas de tanta melancolía,
de esa recetada de por vida,
de esa que me viene por defecto,
de esa que me regala la lluvia.

Tú si,
tú me resuelves,
sin tan si quiera saberlo.


·Miss.Tina·





domingo, 15 de octubre de 2017

Ilesos del desastre


·Que se enciendan las luces en las madrugadas cuando rozo tu piel,
que se mueran de envidia, 
aunque muertos ya estén, 
los que todo maquillan, 
los que día tras día no se atreven a ser·



Tranquilo,
no te sorprendas porque aún nuestros días más felices casi han llegado,
se han asomado,
nos han dado una gigantesca pista de lo que nos espera,

todo esto no es nada, y a la vez todo,
comparado con lo que nos llegará,
juntos.

Aún queda más,
imagina cómo superar lo vivido ya,
lo bonito tan real como cierto.

Por el momento,
nos basta con despedirnos del fracaso,

encontrándome con el verde de tus ojos,
ese verde tan mío ya,

el calendario se nos hará diminuto,
inmensa nuestras ganas de poco silencio,

confieso que mi lugar secreto será tuyo,
que ahora ya no existirán días pesados, opresivos,

despacho los malos modales, y los pesares,
digo adiós a rencores vacíos,

confieso hoy que si no me sueltas ya no habrá ninguna despedida posible.

Confieso aquí en baja voz,

confieso que ya no me importa quien nos mira,
confieso que ya todo se disuelve con tu mirada puesta en mí,
confieso que adoro romper las horas con tu respirar tan cerquita,
confieso que ahora me atrevo a todo si tengo el regalo de tu tiempo,
confieso que a día de hoy me despojo de mis días amargos,

confieso que mis cicatrices se cerraron al ver a tus valores asomarse,
confieso que las estrellas se nos quedan cortas a la hora de querernos,
confieso que deseo alargar tus horas, nuestras estrellas,
confieso que admiro a mi suerte por traerte aquí, por regalarme tu esencia,
confieso que tu ruido me apasiona,
confieso que si estas horas contigo han sido gloria,

poesía, solo me queda sonreír sin pensar al imaginar lo que nos vendrá.



·Miss.Tina·




Quiero volver a ser quien te amaba como un juego de niños, volver al verde de tu mirada y secar la pena que hoy nos cala.
Quisiera amanecer como antes, desnudo contigo, curando el amor, rompiendo el reloj, a golpe de calor y frío. Y respirar lo que nos quede, bailaremos nuestro tango en el salón, si te atreves, no me sueltes. Prometo que no pasarán los años, arrancaré del calendario las despedidas grises, los días más felices no han llegado.
Te prometo olvidar mis cicatrices y devolver lo que he robado a tus dos ojos tristes.
Te prometo que nos mudaremos pronto del fracaso y desconcierto, a la calle del silencio, te prometo que vamos a volvernos eternos. Me voy a desprender de una vez, de mis montañas de arena, de acantilados y de mis días pesados, mis naufragios ya no valen la pena. Me voy a desprender de todo aquel que no nos mire de frente, de los poetas de palabra hueca, del ruido que ahogue tu canción favorita de amor. Y respirar lo que nos quede, bailaremos nuestro tango en el salón, si te atreves, no me sueltes. Prometo que no pasarán los años Quiero un bosque, un agujero en la noche, un pausa en medio de todo el desorden. Quiero un combate de besos sin amarres, quiero un lienzo para hacer de colores tus lunares. Hoy saldremos en las noticias de la tarde, por haber sabido amarnos, ilesos del desastre, cuando no ha sabido nadie.


martes, 10 de octubre de 2017

Hambre de ti





·Quiero hacer de mi disculpa un arte, 
y hoy aquí te pido perdón, 
perdón por querer quererte tan pronto, 
por encontrar sin haber buscado, 
por ilusionarme sin restaurar viejas heridas, 
perdón por aprender a quererme, queriéndote·



Necesitamos reglas,
necesitamos seguridad,
necesitamos una cierta estabilidad,

creer en algo,
para que la incertidumbre no viva junto a nosotros,

ese algo borra cualquier miedo,
miedo a ser abandonados en este minúsculo universo.

Ya sea una religión tan cambiante como distante,
o teorías infundadas en escritos manejados por personas que creen tener poder.

Solo pretendemos ser algo de verdad en esta partida con una muerte anunciada.

No queremos perder bajo ninguna circunstancia,
hemos nacido para ganar,
a veces hay días que ganamos más rabia que aciertos,
mientras que el tiempo nos deja ir,

Necesitamos llegar a casa con la idea en mente esa que nos convence,
que nos anima a asegurar que alguien vendrá a salvarnos,
que es una promesa,
que las promesas están creadas para cumplirlas,

alguien que nos guía,
que le dará la vuelta al reloj,
que hará de nuestros fallos puntería.

Que apague la sed de querer saber,
que acabe con nuestra hambre de querer comernos el mundo con nuestra superioridad vacía,
creyendo ser los reyes,
jugando a marearnos entre nosotros,

jugando a guerrear,
jugando a equivocarnos,
jugando a caernos frente a nuestra falsa grandeza,

creyendo que al saber más, valemos más.

Puedes conocer,
puedes tener tu opinión,

por qué tienes derechos.

Pero respeta, si quieres acatar las reglas o saltar al vacío de religiones,
de mordidas de realidad envueltas en teorías,

lo único cierto es que en el fondo necesitamos fe,
certeza,
alguna esperanza,

alguna que nos empuje a no quedarnos parados,
pausados en este mundo lleno de decisión.

Hay quien siendo medianamente "feliz" no necesita más,
más allá de un medio de transporte,
de ocio dos días por semana,
de lujos primarios,
de alguien que nos espere en casa con dosis de mimos,
de apoyo,

que nos recargue de atrevimiento,
de coraje y valentía,
esa misma que a otros les da seguridad,
esa que nos hace enfrentarnos al miedo de no saber.

Y que ironía esto de ser tan diferentes,
cuando por dentro nos invade el mismo hambre.



·Miss.Tina·





Que no huela a canción de despedida,
que nunca nos sorprendan en el coche,
a gritos y a portazos con la vida,

que se quede el arcén con los reproches,
que vuelvas y yo esté esperando quieta,
que me quites la blusa por la espalda,

debajo del mantel una estrategia,
para atacarnos sin que noten nada,
y que nadie te rinda mi amor,

y que nadie te pueda vencer,
que al hablarnos dejemos sin voz al olvido y su juego,

que nos quiten la venda después

cuando el agua nos vuelva a cubrir.

...

que si abrimos los ojos será porque queramos vernos,
que si me voy siempre me eches de menos,

sin que te comprometa un solo rato,

contemos corazón que ya sabemos
caer de pie como caen los gatos,

y te beso tan fuerte

porque nada te puede romper
porque nunca me dejas sin voz,

si me cruzo contigo.

lunes, 2 de octubre de 2017

Mi encanto, tú.



·Sonríes y te quedas, 
hechas de un soplo todos mis fantasmas·


Me sacias de toda duda,
mi alarma está silenciada,

el silencio ya me destrozó una vez,
la salida estaba tan oculta para mí,
y la calma se fugó poco a poco,

quemándonos,
volviéndonos locos,

aquello que nos hace olvidar,
aún así ya no quiero dar media vuelta,
no quiero inventarme lo que quisiera para mí,
ya no busco algo que me salve,

porque está conmigo, yo soy la que me propuse no dar media vuelta,
la que dejó de imaginar aquello que quiero,
la que no busca nadie que me deshaga mis historias,

ya no estoy en deuda con nada ni con nadie,
ni espero que venga a buscarme la suerte,

ahora aquí,
ya no vale que mis fantasmas insistan,

ya no me asusta nada,
me ayudas a ser libre,

 vienes buscándome tú a mí,
y te busco sin querer,

porque ya estás aquí,
conmigo, en mi mente y casi grabado a fuego en mi memoria.

Desordenas mis problemas,
mi mal humor,

me haces la vida tan sencilla que me asombro casi a diario,
me regalas un soplo de aire fresco,

a tu oscuridad la alejo,
destrozo tu miedo,

y no quiero cometer el error de pensar que estarás para siempre,
quiero dedicarte momentos, vida,

quiero buscar mil historias que vivir contigo,
quiero hacer lo que haga falta para que sigas queriéndote quedar.

Adoro la persona que me haces querer ser.

Adoro la manera en que lo haces, sin darte cuenta.

Sin pensar.

Provocas que la ausencia no exista en mí.


·Miss.Tina·


jueves, 28 de septiembre de 2017

Lunático


·En la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias·
Mafalda-Quino.



Hay días en los que me gusta dejar gritar a mi egoísmo,
a mi vanidad callada, censurada,
a mi amor propio,
y me empeño en reinar en tu lista de prioridades cuando tienes vida fuera de mí.

Y lo entiendo,
me dejo mis horas bajas en comprenderlo,
en crear lógica para ello.

Y el silencio solo hace que busque mil maneras nuevas y distintas para que te quedes,
pero que te quedes porque quieras hacerlo,

que no veas los otros peces de tanto mar,
de tanta madrugada llena de besos,
que las penas te resulten ajenas,

que mis despertares me hagan recordar que quiero vivir con tu lista de prioridades,
con tus sueños,
bailar con tus metas,

y recorrer tus objetivos.

Que mis versos enciendan tus ilusiones,
que tu brillo alumbre mis noches,
que no queramos dormir de tanto que hacer.

Que mi egoísmo enmudezca,
que entienda a base de buenos motivos,
que debe ser humilde,
que la inquietud huya,
que los recuerdos cuenten lo justo,

que mi impulso de querer quererte más y mejor,
ese, te deje huella.

Y hoy, aquí,
ya no me atraganto con tus defectos,
ya no se me atraviesan los desfases de amores pasados,
mi piel ya sabe con quien erizarse.

El desorden que dejaron en mi vida se marchó,
se colaron las buenas manías,

ya nada es a medias,
comprendí que no necesito tirar de nadie,
y se me hace aún raro escuchar perdones en su sitio justo, en el momento correcto,
ahora si,

de alguien que no le cuesta el menor trabajo aceptar errores,
fallos estúpidos,
y equivocaciones que todos tenemos,

pero prometo acostumbrarme a lo bueno,
prometo no asustarme con "te quieros" verdaderos,
prometo adaptarme a eso de no perder,
prometo hacerme a la idea de no estar sola, aún cuando mi habitación esté vacía.

Ahora más que nunca descubrí que cada persona tiene lo que se merece,
más tarde a veces que temprano,
pero, ¿quién decide eso?

Nosotros encontramos los llantos,
nosotros desciframos las risas,
nosotros decidimos cuándo, cómo y dónde.

Y hoy decido,
decido que he llegado para darle unas cuantas vueltas a tu vida,

decido que quiero millones de minutos de ti, por adelantado,
decido que no quiero dejar que nada te hunda,
decido que si olvidas, yo te haré recordar.

Por eso hoy,
egoísmo lunático,
déjame un rato,
yo decido cuando darte cancha,

yo decido cuando apareces por aquí.


·Miss.Tina·




martes, 19 de septiembre de 2017

Me acostumbré


·Las personas narcisistas solo vuelven para asegurar que nunca superes el daño que han causado·



Fue montarme en ese coche,
fue pisar de nuevo aquella playa,
tocar ese sol desde lejos,
fue mirarte de cerca,

para darme cuenta de que ya no eramos los mismos,
ya nada era igual,
porque tú y yo sabemos que lo que está roto nunca vuelve a su estado original,
por mucho que yo intentara arreglar tus delitos,

la verdad,
aquella,
la que se escondía en mi realidad,
esa que escocía tanto que aún tengo las heridas grabadas.

Me acostumbré a la tristeza que me provocabas,
a la decepción,
a la ausencia,
me acostumbré a dejarme llevar,
me acostumbré a tus malas jugadas,
me acostumbré a pedir perdón sin tener que hacerlo,

pero también me acostumbré a curarme.

Ya todo queda en tu imaginación,
en tu burbuja,

esperan sentadas tus aspiraciones,
tus falsas promesas,
tus confesiones nunca dichas,
tus falsas modestias,
tus celos fingidos,
tus fraudulentos besos,

ahora ya,
deja de disimularlos,
deja de engañarnos.

Ahora ya,
todo acabó.

Ahora ya,
solo pienso en karma.

Ahora ya,
ni si quiera apareces en mi lista de prioridades olvidadas.

Ahora ya,
la indiferencia es vasta.

Ahora ya,
reina el saber apreciarse a una misma.


No quiero visitar más tu jaula,
no quiero palabras tontas ni miradas amañadas,
no quiero más amor adulterado.

No me apetece verte más grisáceo recuerdo.

Ahora ya,
mi suerte ha cambiado.



·Miss.Tina·



domingo, 17 de septiembre de 2017

Darte de mi alma






·El amor me volvió a encontrar·



Te miraba,
y puedo prometer que no encontraba mis ganas de mirar a otra persona por ningún lado,
rebusqué en mi baúl,
miré bajo mi cama,
y dejé de querer encontrarlas,

te miraba queriendo memorizarte,
aprenderme la curva de tu sonrisa,
o el verde de tus ojos,
sin pausa,

queriendo empaparme de tus lunares,
queriendo atrapar tu olor,

queriendo aprender la forma de abrazarnos,

queriendo memorizar hasta la última palabra de nuestras charlas nocturnas,
queriendo guardar cada cosquilla,
cada risa,
cada paseo,
cada confesión,

tan frágil como real.

Me quedo en tu espalda,
me quedo en como quieras coger todo de mí,
en como haces que mi bordería se escape con mis miedos,
en la forma en la que aplacas todos mis excesos,
en la generosa manera que tienes de llevarme a otro lugar, con más paz, con más de nosotros,
en la genuina manera de meterme en tu vida, de hacer tu lugar el mío, el nuestro,
adorando cuando haces que de más cariño del que mi prudencia quiere que muestre,
queriendo cómo y cuando multiplicas los besos que quiero darte,

y ahí es cuando no quiero que descubras,
que me descubras en la fragilidad,

que veas que tú eres esa debilidad,

la debilidad que no quiero admitir en voz alta,
por miedos vacíos.

Eres tú,
mi esperanza,
ahora encendida.

Eres mi chispa,
eres mi mejor amanecer,
mi causa ganada.

El tiempo es tan valioso contigo,
que olvido todo lo triste que puede rodearme acechando.

Ya sé bien en que pensar,
ya no necesito idealizar,
porque has entrado dando guerra en mi realidad,

sin dudas,
sin mentiras,
sin disfraces,
sin silencios,
sin misterios,

sin despedidas.

Y con un solo deseo pendiente,
que nuestro siempre, no se convierta en nunca.



·Miss.Tina·



domingo, 10 de septiembre de 2017

Bucle irreal


·Quiérete y déjate querer, pero no dejes que vuelvan aquellos que partieron, no eres la terminal de un aeropuerto esperando reencuentros y besos, eres el avión que toma el control y vuela lejos, sé libre, pero sobre todo, sé feliz·

Ron Israel.



¿y lo bien que te sienta esa cobardía?

esa que me impulsa a coger el camino correcto para mí,
el que ahora tengo en mis manos,
en mi piel,
el camino que ahora me envuelve,
sin medida alguna.

Estamos en la cima,
en nuestro huracán divino, ese,
que nos queda por conocer,
míranos,
en que nos hemos convertido,
hemos perdido el tiempo, hasta hoy.

Ya no basta solo con querer creer,
ya nada es suficiente,
el sentido me encontró.

Pasado rencoroso,
no quiero aceptar más tus delitos,
el karma ahora está de mi lado,
ya nada es frío,
y aceptémoslo, ya no se te da tan bien capitalizar tu drama.

Aprendí que la razón nos correspondía,
que lo bonito se cuida.

Aprendí que debo fiarme de mí,
que mi presente está aquí,
y piensa cuidarme.

Porque vivía creyendo perder el tiempo al no contar contigo,
al no tenerte en mis horas,
creía que el rechazo era una mentira,
pero solo es una realidad, cruda,
culpable,
esa realidad que me hace rechazar toda mentira.

Y ahora, ahora solo quiero borrar el drama,
querer atrapar todo lo bueno que tienes, aquello que ni sabes que puedes darme.

Esa que quiera adentrarme en las veces que me miras,
que quiera enredarme en esas veces que quieres quedarte con mi olor,
fugarte con él, y salir ganando.

Que fácil es ganar cuando se trata de un "nosotros".

Gano vida extra,
gano fuerza,
gano tiempo,
gano sentido,
gano verdad,
gano pura realidad.

No quiero verte en otra piel,
solo quiero que seas mi verdad,
que te aproveches de mi tiempo,
que le des un vuelco a mis errores,
que vengas trayendo paz,
pero que vengas.

Que mis juramentos se queden en la nada,
porque mis hechos hablen para ti,
que rellenes mi lista de motivos,
que busquemos nuestra salida.



·Miss.Tina·




miércoles, 30 de agosto de 2017

Bad dreams


·Cuando vengan a buscarme, 
dile que esperé lo que se merecía·
Pol.



Allá tú con tu vida a pedazos,
podrida,
y llena de temblores,
mendigando algo bueno,
allá tú si te quieres quedar en tus ruinas,

yo te avisé,
desde el vacío que no quieres ver.

Lo único que vas a conseguir serán cenizas.

No te compro tu falsa apariencia de felicidad,
porque no sabes mantenerla ni en tus mejores sueños,
hoy reluce tu cobardia al hacer las cosas bien.

Solo eres alguien que se hace el perdido,

te devuelvo la promesa qu me hiciste, esa de no mentir (me).

Devuelve el tiempo que perdí en ti,
en gastar mis palabras para alguien que no quiere escuchar.


Para ti que vienes buscando consejos,
ayuda para salir, y ni si quiera tienes decencia para oír.

Devuelve mis palabras.

Ahora estás solo,
ya no tienes referencia,
ahora debes salir tú.

Deja de esperar,
nadie va a venir ya a solucionar lo que haces y deshaces,
tus derroches y tus rebeldías.

Ahora baja de tu nube,
mira, solo es un triste escenario, infame,
reacciona, ya no tienes sitio.

Yo ya encontré el mío,
ya no quiero quedarme a ver como ríes mientras mientes.

No te hablo desde la rabia,
desde la decepción,
desde el drama,

te hablo desde la indiferencia,
después de todo, no has querido dejar ni decencia y hace años que no quiero buscar algo que no existe,

ya no pierdo mi tiempo en causas perdidas.

Aunque levantarme después de esas causas tan perdidas me hagan más fuerte.

Ni me paro a mirar tu nombre.

Te borré de la lista de protagonistas.

Vete, ya,
deja de pedir algún sitio donde encajar.

Prometo no volver a dejarte entrar.

Es difícil que esté en este punto,
observa desde tu cloaca,
mira lo que me haces prometer.



·Miss.Tina·




lunes, 28 de agosto de 2017

Fuera de toda razón







·A veces me siento un idiota porque el corazón no razona·
Lytos.



De su razón,
de la tuya,
de la nuestra.

No nos engañemos,
hemos nacido para poder contar con el privilegio de compartir con los que quiero,
con los que están ahí, siempre,
creando mi realidad.

No nos engañemos,
me haces feliz,
y hacía tanto que creía serlo,
pero hacía tanto que estaba hundida,
sin saberlo.

No nos engañemos,
acabaste con mi congelado muro,
sin promesas,
con daños pasables,
con risas reparadoras,

porque tú,
tú haces que todo el espejismo en el que vivo recobre color,
claridad,
esa tan necesaria que nos hace más libres.

No nos engañemos,
has nacido para adelantarme en los tequieros,
has nacido para darle mil vueltas a mi destino,
has nacido para que tu tiempo se quede conmigo,
has nacido para erizar mi piel,
has nacido para hacerme ver que todo lo que tengo es más de lo que necesito.

Has nacido para sacarme de mi escondite, viejo y desgastado,
has nacido para matarme a detalles inmejorables,
has nacido para venir a mi ciudad y a cualquier lugar, conmigo,
has nacido para traerme seguridad,
has venido para resolver todas y cada una de mis dudas, y eso que nunca nadie quiso enfrentarse a ellas.

Solo las evadían, esperando que yo misma encontrara la salida.

Y todo eso lo haces sin saberlo,
has nacido para llevarme de vuelta a mi niñez,
a mis cosquillas olvidadas,
a desaparecer junto con mi tiempo,

Y ahora solo quiero atrapar todo eso y guardarlo,
para luego cada día ponerlo en práctica por si lo olvidas,
para que recuerdes todo lo que provocas en mí,
para reproducirlo a diario cuando no recuerdes algún detalle,
cuando no me abras la puerta al entrar,
cuando no te acuerdes de aquellos zapatos que llevaba aquel día,
cuando se te olvide llamarme después de unas horas sin hablarnos,
cuando quieras mirar otros ojos.

Está todo fuera de toda razón,
estoy aquí en mi torre de defectos, encerrada,
y tú pretendes acercarte con tus buenos modales y apagando mis imperfecciones,
llevándote mi tiempo sin cambios,
haciendo que quiera dejar que el tiempo se nos de, pero juntos.

No nos engañemos,
te quiero aquí,
sin juegos,
te quiero aquí,
sin límites.

No nos engañemos,
ni tú ni yo hemos nacido para reemplazar a otros,
sabes cual es mi rol, y el tuyo,
somos carne fresca,
somos dosis de felicidad nuevas,
somos realidad, esa que no está atrapada en otras personas.


No nos engañemos,
ahora solo deseo darte las gracias,
y sonreír fuerte, por esta tremenda suerte de tenerte para mí.

No nos engañemos más,
ya mis versos amargos no quieren salir cuando se trata de elegirte.

Te confieso que necesito más,
más de tus buenos días,
más de tus buenas noches,
más de ti,
para asimilarte,
para entender que no has venido a cambiarme,
que has venido buscando quererme como soy,

de la misma forma que yo encuentro la forma de quedarme con todos tus lados,
incluso con los no tan buenos,
con ese lado que tratas de esconder del mundo,

con ese, es con el que quiero juntarme.


Y estoy preparada para sus sorpresas.


·Miss.Tina·