Teal Moustache Realidad divagada

lunes, 11 de diciembre de 2017

Delirio inverosímil




·Es un placer arder en tu fuego·



¿Cuál es nuestro objetivo?

¿ser un recuerdo?

que nos recuerden por hechos,
por palabras que inventamos, 
por ser descubridores a diario, 
por hacer buenas acciones, hacer nuestros pinitos de héroes callejeros, 
creyendo tener poder de salvar vidas, de quitarlas, de humillarlas, 
de violarlas, de enmudecerlas, 

creando un enlace que nos deja en el intento, ahí nos quedamos, 
en intento de fénix.

Creemos que por hacer el bien o lo que creamos que sea correcto nos ganamos a pulso un intento de llegar a la meta, 
esa tan ansiada, 
esa que esperamos que nos rodee de perfección, 
ese paraíso que dejamos a la imaginación, 

¿y desde cuando lo que imaginamos puede ser verdad?

Lo único que sabemos es que hay oscuridad, porque hay luz, 
hay un silencio que nadie se atrevió a romper, 
un muro del que nadie quiere cruzar, 

porque nadie vuelve.


La muerte nos atrapa, 
nos enmudece con su trampa, 
ella, 
la que lleva avisando toda una vida, 

se sienta con nosotros desde que tenemos conciencia. 

Aprendemos, 
avanzamos, 
solo aparcamos esa verdad a ratos, 

nos callamos, 
sabiendo que tenemos hora, 
fecha y lugar, 
que algo o alguien ha preparado minuciosamente para nosotros, 

y que privilegiados que parece que somos, 
alguien dedicó su tiempo a ello, 
no estamos aquí por azar o suerte, 

estamos aquí por alguna razón, 
extraña o común.

Y no nos atrevemos a salir de nuestro cascarón, 
nuestra zona de confort nos ata sin razón, 

parece que nadie nos preparó para ganar, 
perdemos constantemente, 

perdemos tiempo, 
perdemos juventud, 
perdemos emoción, 
perdemos ilusión, 
perdemos motivación, 
perdemos verdad,´
perdemos voz, 

la muerte solo nos hace querer pensar que nos trae polémica, 
cuando la realidad es que nos regala incertidumbre, 
nos ayuda a pensar en hacer balance, 

quizás no es perfección lo que nos viene después, 
quizás no es luz, 

tal vez no es caos, 
tal vez no es oscuridad, 

la muerte siempre tiene mala fama, 
cuando solo es parte de la vida, 

una etapa más,
no sabemos el final, 

¿sería emocionante si lo supiéramos ya?

nos hace divagar, 
"comernos la cabeza"
alcanzar alguna pista con una escueta verdad, 

nos hace pensar, 
nos hace seres humanos.

Estamos encerrados a plena luz, 
retados a descubrir cómo funcionamos, 

por qué, 

y quién nos reta, 

encerrados con una falsa libertad, 
tentados a descubrir el origen, 

¿Cómo lo vamos a entender cuando llegue el momento, si la consciencia viene cuando le apetece y nos abandona a su antojo con el paso de los años?, 

pasamos a ser manejados por otros, 
pasamos a ser cuidados, 

dejando atrás todo lo que aprendemos en nuestra vida, 

haciendo honor al olvido, 
solo somos recuerdos.

Somos diamantes sin pulir, 
y cuando creemos ser casi perfectos la desaparición nos alcanza, 

nos causa estragos ya esperados, 
y ahí estamos, 
reaccionando con una incoherente respuesta,

ahogados de tanta realidad, 
tan cruda que explota nuestro entendimiento, 
nos hace dudar de todo.

Solo nos queda afrontar la vida como un camino, 
y nosotros una marca que dejamos en este juego.

No confundir la vida con lo que nos trae la muerte, 
debemos estar lo más cerca posible del equilibrio.

Debemos levantarnos cada día queriendo continuar con la partida, ´
desechando los agujeros negros que nos pone la debilidad, 

queriendo vivir

disfrutando del placer de haber vivido, 
nuestros tropiezos solo nos alzarán más tarde o más temprano.

Pero antes, debemos arder cuál fénix ante este burdo delirio.



·Miss.Tina·



viernes, 1 de diciembre de 2017

Hasta perder nuestro equilibrio


·Te mereces a alguien que pueda entrar en discusión y todavía te mire como si fueras lo mejor que le hayas pasado·
Anónimo



Y que miedo eso de soñarte con otras personas, 
que nostalgia el verte volar con otras alas, 

que melancolía el verte andar por otras calles que no son las mías,
que amargor ver tu tranquilidad con otro respaldo que no sea el mío, 

pero todo ese miedo no existe, 
a veces solo dejamos que nuestra imaginación tenga una charla con la desconfianza, 
que queden para compartir un rato los miedos y las inseguridades, 

pero la realidad es que nada de eso existe, 

eso solo nos empequeñece, 
nos rompe.

Y solo en tus palabras me encuentro segura, 
solo tu paciencia me impulsa a crear confianza, a inventar la que perdí hace años, 


y amar la forma en la que me miras incluso mientras que te discuto estupideces del día a día, 
querer la manera que tienes de buscarme cuando me notas perdida, 

y por mucho que pasen años,
tristezas,
alegrías,
nunca estaré ausente para ti.

Mi ausencia nunca te acompañará.


·Miss.Tina·




miércoles, 29 de noviembre de 2017

Quédate o al menos no te muevas



·No hubo poeta sin probar su piel·




Quiero sanarte del todo,
quiero que hagamos un buen equipo,

pero sobre todo no quiero convertirme en todo aquello que odié alguna vez.

No quiero viajes falsos,
no quiero inviernos vacíos,

no quiero ser lo que un día rechacé,

solo quiero terminar de sanarme con tus buenas intenciones,
quedarme con tus palabras para mí,

hacer mía tu confianza,
dejando atrás personajes que salieron indemnes,
esos en los que la vida se esfuerza por buscar su camino enrevesado,
esos que necesitan despertar,

soltar su careta,
su maquillaje para el alma,
quemar su plan retorcido,
aunque ya hayamos descubierto sus pistas hace años,

perdonando todo y más,
y no valió la pena,
no le sirvió de nada tanto maquillaje.

Ya ni siquiera dolía verlos marchar,
con su escasa vergüenza,

Pero hace tanto que ya no me paro a pensar en toda aquella falsedad,
en todo aquel teatro,

ese que cansaba desde el primer acto,
el trato que ya acabó.

Que triste no tener aquel último baile,
que triste que no pueda recordar ni una sola verdad que saliera de aquel.

No dolió, lo juro,
porque fueron tantas veces que ya ni llevaba la cuenta,
tanto engaño,

tanta quemazón.

No quiero ni asomar mi respirar por su calle,
me arrepiento de rendir cuentas a su piel,

me arrepiento de darle mi tiempo,
todo ese tiempo que malgasté en buscar soluciones para él,
cuando las tenía escondidas para mí.

Pero todo aquello ya fue,
y doy gracias por saber de su otro querer,

doy gracias porque ya no lo tengo pegado a mi pena,
ya no hay pena,
ya no busco realidad en su palabra,

ya no quiero encontrarle,
ni que congele el tiempo al pasar por mi lado,

nuestro antes nunca volverá,

aprendí que nunca podría confiar en alguien que se burlaba de mi amor,
de mi sentir,
de mi palabra,
de mi confianza,

sabiendo que su sed nunca sería saciada,
ese es el origen del problema de una persona que no sabe lo que quiere.

Después de vender sus labios a cualquier precio,
sus mentiras y él perdieron su valor hace un tiempo ya.

Ahora solo compro verdad,
ahora me sale rentable amor del bueno,

solo me pierdo en buenas calles,
navego por buenas intenciones,

y me encuentro a diario con piropos,
amanezco ganadora,

soy afortunada,
y, ¿qué hay mejor que encontrar un sentimiento que cubra todas tus carencias?

que el sentir te corresponda,
que te haga querer sobrepasarlo,

que te ponga como reto querer más, si es posible.





·Miss.Tina·




martes, 28 de noviembre de 2017

La casualidad me obligó a quedarme en tus ojos





·El amor solo sabe buscarme cuando tú me tocas·



Indefensos,
así nos encontramos después de estar en batalla con el amor,
así nos sentimos,
vulnerables por sentir.


Encontraré la forma de demostrar que contigo no me equivoqué,
que el destino acertó,
que la casualidad fue consciente.

La recompensa fue infinita,
las balas de fogueo se quedaron cortas,
ahora esto es serio,

no valen erratas,
más de una vez te soñé negociando con mis heridas,

descartándolas de mi realidad.

Tú,
fenómeno inaudito,
te acostumbraste a regalar momentos propicios.

Marco nuestros días felices en mi calendario,
y sin dar rodeos me encuentro con que son todos.

No descarto horas del día,
no rechazo nada si estás tú,

si estás aquí,
rodeando mi vida.

Creando el mejor equipo posible,
y estando aquí,

no quiero deberte nada,
ni secretos ni malos recuerdos,

por eso confieso que mi inseguridad tiembla cada día,
cuánto más siento,
cuánto más quiero.

Pero soy vulnerable,
esto que me provocas sentir hace que la vulnerabilidad me visite en mis horas grises,

eso de que no pueda curarte desde la distancia,
eso de no poder conseguir que elijas mi camino tal vez para un (casi) para siempre,
eso de no poder asegurarte por años aquí, a mi lado.

Y mira que no creo en la eternidad,
no confío en "para siempres",

pero contigo quiero creer,
quiero apartar los límites,

y acabar con el nunca.

No quiero rendirme,
y deseo cada noche que no lo hagas tú,

y ahí es cuando descubro que ahora sí quiero inventar el nunca.

Quiero un pacto con tus recuerdos,
quiero pertenecer a todos,

que no me escueza tu ausencia,
que no me destruya tu mala memoria
ni tus confusiones frías.

Aunque la casualidad nos obligara a encontrarnos,
quizás en el momento justo.




·Miss.Tina·




domingo, 19 de noviembre de 2017

¿Indefensos o falsos inocentes?





·Vas tejiendo nudos en el corazón, para luego pedirme perdón·




Las personas están creadas para ser amadas y las cosas para ser usadas, aunque en este mundo nos encontremos con situaciones en las que se usan a las personas y se aman las cosas.

Y nos quedamos tan tranquilos,
observando cómo si fuera esa actitud lo más frecuente,

callamos,
encerrando nuestra opinión,
enmudeciendo nuestra esencia,

quietos de tanta hipocresía,
susurramos en voz alta para parecer que no,
que luchamos, que nos oponemos ante tal cosa,

pero no,
seguimos permitiendo,

sino hacemos nosotros algo para cambiar aunque solo sea minusculamente,
no permitiendo quizás que nos deshumanicemos de esta manera,

trasnsfigurándonos en puras maquinas,
invisibles,
hechas en serie,


sin voz,
o con una voz vacía,

amando lo que una pantalla puede ofrecernos,
rechazando lo que la piel, la cercanía,
y la vida real puede brindarnos.

Lo más sencillo para algunos es decir que no,
que por mucho que pongamos de nuestra parte no pasará nada,

que no funcionará,

que somos nada comparando con la mayoría,
¿y la mayoría es sinónimo de razón?

por supuesto que no,
podemos estar influenciados por marcas,
por política,
por dinero,
por falsas creencias,
por ignorancia disfrazada de un adulterado raciocinio,
por simple interés,

por lo que mejor nos convenga,

y que tristeza.

Nos ahogamos en nuestra zona de confort,
no queremos fugarnos con (la) verdad, ni hablar con (la) libertad,

parece que no queremos otra realidad, queremos quedarnos estáticos,
esperando a que alguien nos resuelva con buenos argumentos,
esos, los que por indiferencia, dejadez, o desgana no queremos encontrar por nosotros mismos.

Vemos a diario como se cometen injusticias,
algunas atroces,
otras que parecen nimias,

pero son injusticias, dejando a un lado aparcados nuestros valores,
nuestra esencia humana,

¿Dónde queda el ser humano justo y equilibrado?

nos lo hemos dejado en casa, en frente de cualquier pantalla,
comiendo la mejor porquería edulcorada que hemos podido encontrar a dos pasos de nuestra guarida,

enfermos de tanto mundo de plástico,
cegados por nicotina, por venenos varios,
por opiniones que creen ser divinas,
rotos de tanto daño que nos provocamos nosotros mismos,

intoxicados de tanta falsedad,

pero aún después de tanta suciedad,
creo en personas que a pesar de todo ello hacen resurgir algo de claridad,

seré ilusa,
o solo no quiero dejar de tener una remota esperanza,
no quiero melancolía,
no quiero frialdad,
me niego a hablar sola,

mientras que alguien solo afirma y ni siquiera tiene decencia de escuchar,
o lo que es peor, hace oídos sordos,
sin hacer el mínimo caso a esta vida tan defectuosa.

Empieza tú por amarte,
amar lo que haces,
tus acciones,
tu trabajo,
tus palabras,
hasta todas tus carencias,

por el simple motivo de ser tuyos.

Defiende tu persona.



·Miss.Tina·






miércoles, 15 de noviembre de 2017

Llega a retorcer




·Queriendo ser tu luz en tus días grises, 
amargos y reprochables·




Acantilado de emociones,
salto,
me deshago de todo lo que me inunda,

no quiero soltarme,
no deseo arrancar las promesas,
no quiero dejar tus pausas desordenadas en mí,

porque no quiero que nada de ti pertenezca a mi pasado,
y yo que siempre he buscado una explosión de verdad,
de realidad,
de la buena,

yo que siempre quise encontrar un sitio donde iluminar,

y me cala tanto esto que siento,
y me cura tanto que escuece,
lento,

ahora bailo con la verdad,
y los días pasan con risas como guarnición,

y soy consciente de que nada es eterno,
de la irrealidad de la realidad en sí,

de la montaña de arena que se nos desprenderá en nosotros,
pero hoy te puedo garantizar que esto no es solo palabrería,
ni mucho menos palabras huecas.

Y me cuesta acostumbrarme,
y casi tengo miedo al gritar a los cuatro o cinco vientos que soy feliz,
temo que alguien aparezca, que algo llegue,
tapando toda esta luz que me alejó del desastre.

Y si te lleva contigo echaré de menos hasta el enfadarme porque olvides mis detalles,

quiero no parar de rondar por tu presente,
escalar hasta tu futuro,

sin miedo,

sin que pensamientos oscuros se paseen por mi mente,
sin pensar que puedes irte por esa puerta abierta,

y quiero que pienses que está abierta porque eres libre,

quiero compartir tu libertad,
estando unidos porque queremos,
no porque te encierren unas paredes o una puerta.

Deseando a escondidas que no me olvides,
que no olvides aquello que busco que sientas.



·Miss.Tina·




Y pasarte a buscar, 
esperar tu mensaje y echarte de menos... 
Que no quiera comer, 
concentrarme y ni hablar 
porque quiero ir más lejos. 
Lejos contigo a bailar, 
a dejarnos llevar 
sin seguir los consejos. 
Los consejos que dan 
los que por miedo a amar 
viven no siendo ellos. 

Y te quiero más, 

Y dejar a las cosas pasar 
y que digan su nombre 
Y mirar que lo que hay es verdad 
y que nada se esconde... 
Y pensar y dejarse llevar 
y no ponerle nombre 
No hace falta, 
si sientes ya está y déjame que te ronde. 

Esperarte bajar siempre tarde, 
es igual porque al verte me muero 
Y va pasando el tiempo y te quiero aún más 
y es que quiero ir más lejos 
Mas lejos de lo normal de lo que hace 
la gente se hace fácil te quiero 
Y yo quiero inventar esa frase 
acorde a todo esto que siento. 

domingo, 29 de octubre de 2017

Hasta perder el equilibrio



"-¿Qué es el amor?
le preguntó una niña de cinco años a su hermano mayor.
Él le respondió:
-El amor es cuando tú me robas cada día mi trozo de chocolate del almuerzo y yo, aún así, sigo dejándolo en el mismo sitio para ti todos los días".




Que lo sepa todo el mundo,
que todos estamos prefabricados para conocer a una persona que entre aceptando como eres,
que se preocupe por tu felicidad,
que quiera darle vuelta a tu realidad,
que quiera quedarse con ganas,
con mera intención de encontrar tu comodidad.

Que con la mirada sepa si necesitas que te dedique algún que otro beso más.

Nunca imaginé lo bien que le quedaban a alguien mis "te quieros" pintados en su sonrisa.


Es que es mirarte y pensar que nada malo puede pasar,
que nada puede separarnos de esto tan bonito que hemos creado,

que nadie puede alejarnos de nosotros, de lo nuestro.

Causas el efecto veraniego en mí ,
esa frescura que me provoca vida,
ese aire fresco que me endulza,

saltaría sin duda,
me metería en cualquier calle sin salida,

todo si fuera contigo.

Hoy descubro que siento tanta felicidad al ver que podría estar de lleno en una absurda y tóxica relación,
tan abrumadora como asfixiante,
hiriente,

y tú,
¿dónde estabas tú antes?
¿dónde escondías mis "tequieros"?,

ahora estoy aquí, con lo mejor que podría pasarme,
a mí, a la persona a la que la suerte odia,
el amor rechaza,
y la duda visita,

ahora estoy aquí, resurgiendo de mis cenizas de tanta felicidad,
porque has venido trayendo mil motivos para quedarnos con todo lo nuestro,
y alejarme de lo tóxico.

Vienes con el intento.

O al menos vienes con tus buenas intenciones,
con la voluntad de hacerlo,
de quedarte,
de dejarme sin aliento de tanto reír.

Alejarme del miedo,
de la desconfianza,
de las lagrimas,
de los celos,
de la indecisión.

Ahora todo es sano,
es lo único que pido que permanezca conmigo,
el equilibrio que encontramos juntos.

Y no dudo,
contigo nunca quiero dudar.

Y veo esas tristes relaciones tóxicas desde afuera,
ahora sí,
desde lejos,
y me alegro tanto de no estar enredada en ese lío de burla, de desconcierto,
de quebraderos de cabeza.

Ahora solo veo todo eso desde la más remota lejanía.

Ahora solo peleo por hacerte sentir lo que nunca hayas sentido antes,
que lo que sientas por mí supere todo lo antes escalado.




·Miss.Tina·






No hubiera dudado en subir al cielo entre tus piernas No hubiera dudado en hablar de todo con la mirada No hubiera dudado en dedicarte algún suicidio,
bebernos la piel, gritar, hasta perder el equilibrio Me hubiera gustado ver cómo te quedan mis "te quieros", hacerte el amor en braille, volver a hacerlo y poder olvidarte.
pero no puedo, ha vuelto el viento, con un romántico disparo en la sien Tu voz delante, la playa enfrente, he vuelto a verte y me has llegado hasta el pulmón Y voy tocado, entre los gritos, pero ahora tengo más motivos que dolor y se ha hecho tarde mi amor
Yo nunca hubiera dudado de un "tú y yo" Me hubiera gustado ver, que no estás hecha para nadie, drogarme en tu cuerpo y ver la muerte, centrado en tus partes... pero no puedo, ha vuelto el viento, con un romántico disparo en la sien
Tu voz delante, la playa enfrente, he vuelto a verte y me has llegado hasta el pulmón Y voy tocado, entre los gritos, pero ahora tengo más motivos que dolor no digas nada, que tengo miedo a las heridas provocadas en tu honor y se ha hecho tarde mi amor
te lo hubiera quitado todo, incluso el miedo a las alturas te habria dejado desnuda y sin aliento. Y se ha hecho tarde mi amor yo nunca hubiera dudado, de un "tú y yo"

domingo, 22 de octubre de 2017

Perdidos pero no perdiendo






·Entré en tu jaula para quedarme a vivir·



Aquí estoy, guiándote con mi silencio,
porque ya no pude hacer más por ti.

Me agotaba ver que ya no podías cambiar,
que no querías mejorar,

ver que mi felicidad dependía de ti,
y mi miedo, ese que resurgía al pensar que el recuerdo me acompañaría siempre,

y me aprieta esa necesidad,
claro que he sentido la ausencia,
claro que esperé pacientemente y rabiosamente,
pero también descubrí mi ausencia, mi falta,

y aprendí que eso pesa más que nada,
que debe importar ante todo.

Aunque nos ahogue el silencio,
aunque todo en mis planes merecía la pena,
aunque todo se quedara en imaginación.

Tuve que decantarme en hacer lo que debía,
y quería hacer lo que debía,
por primera vez en años,

lo mejor para mí,
para mi falta,
para mi ausencia más encendida que nunca.

Escondí todo eso bajo llave,
guardé mis predicciones de futuro fallidas,
me cansé de no acertar contigo,

me quemé tanto buscando la enrevesada forma de acertar para ti,
me quemé tanto que casi me pierdo.

Buscando la forma de demostrarte la libertad que tenías,
esa que buscabas cuando la tenías justo en frente.

Nunca buscaste entenderme,
solo en encontrar tu salida,

e irte.

Y yo tratando de darte mi felicidad,
a cualquier precio,
por muy caro que fueras.

No mereció la pena,
quizás solo para saber lo que no quiero,
pero no,
no mereció tanta pena,
no mereció la pena tanta suerte malgastada en ti,
en planear para ti,
en amar para ti.

Ya aprendí a no desvivirme por ti,
ni por el amor,

el amor no es eso,
el amor nos da vida,

el amor es vida.

Llegué a pensar que te odiaba,
por cómo me hacías sentir,
por no poder terminar de descifrar tu enigma.

Y ya no hay pena,
ya no hay tristeza,

hay diez mil por qués,
solo que ahora van en tu contra.

Tu enigma solo era inconsciencia,
miedo,
indecisión.

Así lo quisiste,
erraste,
yo no quería encarcelarte.


·Miss.Tina·



jueves, 19 de octubre de 2017

Yo, melancolía mortal






·Todos me miran, y solo tú me ves·



El pesimismo es adictivo,
lo hacemos casi un hábito,

la lluvia nos trae egoísmo,
delicado,
apropiado para este mundo vacío,

fabricado para esta sociedad rota,

y vuelve, nos lleva con él,
de repente todo es gris,
estamos opacos frente a la realidad,

la lluvia nos regala el pensar en nosotros,
sin querer resolver,
solo queriendo unir todo aquello que está a pedazos,
por creer que el más fuerte es quien debe tener la razón,
quedarse con los privilegios,
y dejarnos en la nada.

Y caemos lento.

Nosotros mismos somos el problema,
cómo nos enfrentamos a ese egoísmo,
a ese pesimismo que nos trae mil incendios,

nos hace pensar que el fuego somos nosotros,
que somos los que apretamos el gatillo,
que avivamos la llama pensando en negativo.

Caemos en picado,
llevando como paracaídas nuestro falso optimismo.

Nos aplaca la duda,
y con ella viene la falta de equilibrio.

Aunque todo esto se esfuma justo cuando algo que te ata a la realidad aparece,

nos devuelve a nuestro rumbo y todo se vuelve claro.

Las dudas desaparecen,
el pesimismo muere,
se apagan las malas manías,
el equilibrio se olvida de marcharse,
las malas decisiones se marchitan.

El pesimismo lejos, tocado y hundido.

Quizás solo necesitamos un ancla, que nos traiga de vuelta a la realidad.

Pero esto es un círculo, si pensamos en todas las decisiones malas,
en las consecuencias, y en todo lo que se nos devuelve con ello solo atraerán cosas similares.

Duele el alma.

En honor a la verdad, nunca hubiera dudado de un tú y yo.

La lluvia nos trae los fallos de los demás,
los deja en nuestro portal,
y espera a que demos una salida,

que encontremos solución a la falsedad,
a las fechas que se olvidan, a las cosas para recordar que se encierran en ese olvido.

La lluvia nos trae nuestros errores,
esos que nos retuercen,
esos que un día llegaron a arder.

Pero aquí estamos,
fuera de todo ello,
con las luces bien encendidas, cuando rozo tus labios,
dando valor a lo bueno que nos damos entre nosotros,

salvándonos de tanta melancolía enfundada en trazos de mentira que en realidad ya ni si quiera importan.

Salvándonos de nuestros propios errores enlatados de tanta verdad, de tanta distancia.

Salvándonos, soñando(nos) a diario.

Dándonos valor.

Por que tú si,
tú me salvas a diario,
a pesar de tus caídas al olvido,

tú si,

me sanas de tanta melancolía,
de esa recetada de por vida,
de esa que me viene por defecto,
de esa que me regala la lluvia.

Tú si,
tú me resuelves,
sin tan si quiera saberlo.


·Miss.Tina·





domingo, 15 de octubre de 2017

Ilesos del desastre


·Que se enciendan las luces en las madrugadas cuando rozo tu piel,
que se mueran de envidia, 
aunque muertos ya estén, 
los que todo maquillan, 
los que día tras día no se atreven a ser·



Tranquilo,
no te sorprendas porque aún nuestros días más felices casi han llegado,
se han asomado,
nos han dado una gigantesca pista de lo que nos espera,

todo esto no es nada, y a la vez todo,
comparado con lo que nos llegará,
juntos.

Aún queda más,
imagina cómo superar lo vivido ya,
lo bonito tan real como cierto.

Por el momento,
nos basta con despedirnos del fracaso,

encontrándome con el verde de tus ojos,
ese verde tan mío ya,

el calendario se nos hará diminuto,
inmensa nuestras ganas de poco silencio,

confieso que mi lugar secreto será tuyo,
que ahora ya no existirán días pesados, opresivos,

despacho los malos modales, y los pesares,
digo adiós a rencores vacíos,

confieso hoy que si no me sueltas ya no habrá ninguna despedida posible.

Confieso aquí en baja voz,

confieso que ya no me importa quien nos mira,
confieso que ya todo se disuelve con tu mirada puesta en mí,
confieso que adoro romper las horas con tu respirar tan cerquita,
confieso que ahora me atrevo a todo si tengo el regalo de tu tiempo,
confieso que a día de hoy me despojo de mis días amargos,

confieso que mis cicatrices se cerraron al ver a tus valores asomarse,
confieso que las estrellas se nos quedan cortas a la hora de querernos,
confieso que deseo alargar tus horas, nuestras estrellas,
confieso que admiro a mi suerte por traerte aquí, por regalarme tu esencia,
confieso que tu ruido me apasiona,
confieso que si estas horas contigo han sido gloria,

poesía, solo me queda sonreír sin pensar al imaginar lo que nos vendrá.



·Miss.Tina·




Quiero volver a ser quien te amaba como un juego de niños, volver al verde de tu mirada y secar la pena que hoy nos cala.
Quisiera amanecer como antes, desnudo contigo, curando el amor, rompiendo el reloj, a golpe de calor y frío. Y respirar lo que nos quede, bailaremos nuestro tango en el salón, si te atreves, no me sueltes. Prometo que no pasarán los años, arrancaré del calendario las despedidas grises, los días más felices no han llegado.
Te prometo olvidar mis cicatrices y devolver lo que he robado a tus dos ojos tristes.
Te prometo que nos mudaremos pronto del fracaso y desconcierto, a la calle del silencio, te prometo que vamos a volvernos eternos. Me voy a desprender de una vez, de mis montañas de arena, de acantilados y de mis días pesados, mis naufragios ya no valen la pena. Me voy a desprender de todo aquel que no nos mire de frente, de los poetas de palabra hueca, del ruido que ahogue tu canción favorita de amor. Y respirar lo que nos quede, bailaremos nuestro tango en el salón, si te atreves, no me sueltes. Prometo que no pasarán los años Quiero un bosque, un agujero en la noche, un pausa en medio de todo el desorden. Quiero un combate de besos sin amarres, quiero un lienzo para hacer de colores tus lunares. Hoy saldremos en las noticias de la tarde, por haber sabido amarnos, ilesos del desastre, cuando no ha sabido nadie.